Hogar

Quizá impermanente, quizá esporádico,

estable y protector,

un lugar para resguardarnos juntos …

Son Rullàn, Deià. La filósofa H. Arendt hablaba de joyas filosóficas. No se nos ocurre mejor lugar para albergar el eco de esas joyas. En Deià, uno de los lugares más hermosos de la sierra de Tramuntana, este antiguo monasterio templario es perfecto para ecos, susurros, silencios, el sonido del viento y la palabra profunda.

.

S´Om, en el corazón de la isla, en el palpitar de su naturaleza salvaje, latiendo en los jardines acuáticos, besando el silencio del amanecer con un baño entre nenúfares para flotar por la noche en brazos de su inmenso pedacito de cielo estrellado. A resguardo, protegido por los cantos de los pájaros acogidos por los árboles. Un lugar de encuentro y reencuentro.

.

El centro de Bienestar Kika Mas, un pequeño y precioso escondite en el epicentro de Palma de Mallorca. Una pequeña burbuja de calma y alegría encantada de acogerte entre sus brazos.